Pluja d'idees: 8 passos i 5 consells. Lluvia de ideas: 8 pasos y 5 consejos

Lluvia de ideas: 8 pasos y 5 consejos para que funcione

Seguro que has oído hablar de la lluvia de ideas, una técnica creativa que permite poner luz allí donde esta no llega. Pero, antes de comenzar, párate tres segundos en pensar en cuántos momentos te hubiera venido bien aplicarla. Un, dos, tres… seguimos. Aquí encontrarás 8 pasos y 5 consejos para que funcione.

Así es que, como puedes imaginar, la información que consideres útil de esta entrada del blog te servirá para muchos registros del día a día, empezando por los laborales y acabando por los que inciden en el aspecto más personal. Sin embargo, nos centraremos en hablar de la lluvia de ideas desde la vertiente que mejor puede ayudarte en una jornada de trabajo. Lluvia de ideas: 8 pasos y 5 consejos, ¡allá vamos!

La lluvia de ideas no se hace desde el sofá

Como ya has leído unas líneas más arriba, esta técnica creativa te acerca a la resolución de problemas que se encallan. Ahora bien, el brainstorming se debe desarrollar siguiendo un proceso y estableciendo unas normas para realmente sacar partido. Sé realista, ¿cuántos problemas crees que podrás resolver diciendo palabras al azar mientras apoyas la cabeza en el sofá? Exacto, bien pocos.

¿Cómo se lleva a cabo una sesión de lluvia de ideas?

Ya sé que te suena el concepto de lluvia de ideas, ¿pero quieres conocer los puntos imprescindibles para hacer una sesión? A continuación, te los expondremos de manera clara y ordenada.

1. Identificar el problema.

2. Asignar una persona coordinadora que vele por las normas y que documente las ideas.

3. Fijar los objetivos de la sesión: tiempo total, número mínimo de propuestas, reglas básicas, etc.

4. Calentar con algún ejercicio grupal, por ejemplo, nombrando platos típicos de Francia o los equipos participantes de la última Liga de Campeones. Puede parecer poco serio. Lo cierto, sin embargo, es que ayuda a crear un ambiente distendido y propicio para que nazcan nuevas ideas.

5. Hacer llover ideas. Aquí todo vale. No hay espacio para la crítica a las propuestas de los compañeros, toda aportación es bien recibida.

6. Recoger todas las propuestas en un documento y finalizar la sesión cuando el tiempo se haya agotado o cuando el grupo la dé por terminada.

7. Volver a leer las ideas y eliminar las repetidas.

8. Analizar las propuestas restantes.

Estos 8 elementos son los necesarios para desarrollar una sesión de lluvia de ideas. Además, si quieres saber algunas indicaciones que harán que funcione, continúa leyendo.

5 consejos para realizar una buena sesión de lluvia de ideas

1. Cualquier idea tiene que ser bienvenida. No juzgues, por más estrambótica que te parezca, la aportación de un compañero.

2. Introduce perfiles diversos dentro del grupo de la sesión. Cuantas más mentes diferentes, más probabilidades de éxito.

3. No invites a toda la empresa, no es recomendable ser más de 10 personas.

4. Una buena sesión debería de durar unos 30 minutos.

5. Vuelve a deliberar sobre la lluvia de ideas al día siguiente, no concluyas justo después de haber acabado la sesión. Las mejores decisiones son las que lo continúan siendo por la mañana.

Ahora que ya conoces los detalles básicos de cómo desarrollar una sesión de lluvia de ideas, habrás visto que requiere cierta planificación. Sin duda, es una técnica creativa que te aportará luz allí donde se repite siempre la misma oscuridad.

Si hay problemas que no se resuelven con las salidas habituales, habrá que buscar las extraordinarias. ¡Hasta pronto!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?